22.8.08


Sigue adelante, se invencible e imparable. No te dejes ganar por nada ni nadie. Sigue fuerte y preso a tus sueños, reencarna en la piel los deseos que se cumplieron bajo la felicidad que conseguiste. No dejes que nadie te apague, no te pierdas de hacer las cosas que siempre quisiste, no le rindas cuentas a nadie, ni vivas para nadie, vivi por vos mismo, sacá adelante todas tus palabras, concuerda con tus emociones. Lejos, muy adentro tuyo está la verdad que estás buscando, puedes oírla gritar, haz callar a todos, sacá todo hacia afuera, no te guardes nada, deci todo lo que tengas que decir. Dios te dio lengua, mente y alma para ser de vos lo que más te guste ser. Nunca te cuestiones el porqué, vos sabás quien sos, andá y mostrale al mundo cómo tienen que ser las cosas. Amá y si es posible no odiés, no busqués pelear, hazte un lado de los problemas y continua tu vida por el sendero correcto. El límite te lo ponés vos, nadie lo modifica. Corré cuando sientas que nada sirve ya, huye cuando tu corazón no sienta lo que debe sentir. Piensa bien tus palabras, tus actos y todas sus consecuencias. Piensa cada detalle de la realidad, reflexiona todo el tiempo qué es lo que estás haciendo. No si está bien o está mal, pero al menos debes saber quien eres, que haces, que piensas, a quien amas y para que. Cada peldaño de tu vida, cae con una nueva responsabilidad, cúmplela, pues Dios la exige para que seas apto de obtener un pedazo de cielo. ¿Creés aun que la vida es justa? vé decíselo a quien no tiene que comer, o a quienes duermen sin una frazada en las noches de invierno. Lucha por tus ideales, que nada ni nadie logre desviarte del camino, tu mismo y todos los demás te veran ahi arriba en el cielo, aprendiendo a volar.

1 comentario:

Abby dijo...

bello pensamiento